Desislamización

Publicado en por noticias-alternativas.redacción

LLUÍS BASSETS Ola de cambio en el mundo árabe - Revolución democrática en Egipto

Desislamización

LLUÍS BASSETS  13/02/2011

Vota
Resultado Sin interésPoco interesanteDe interésMuy interesanteImprescindible 32 votos
Imprimir Enviar
  •  
  •  
  •  
 

Todas las revoluciones marcan un cambio de tendencias.

Tardaremos en captar con precisión los componentes ideológicos que explican la actual oleada revolucionaria, entre otras razones porque todavía estamos en una fase incipiente. Pero la pregunta central y urgente, de cara al rumbo que tomen los dos primeros países que se han desembarazado de sus respectivos dictadores, es el papel que jugará el islam político.

Surge un nuevo panarabismo, no frente a Israel sino contra los déspotas

Parece evidente que en ninguno de los dos países el islamismo organizado ha jugado un papel relevante en el origen y ni siquiera en la organización de la revuelta.

En el caso egipcio, donde se halla la organización matriz y más fuerte de todo el Islam suní, los Hermanos Musulmanes, son muchos los que han deducido de su bajo perfil un paralelismo con partidos comunistas clandestinos, como el español, capaces de aglutinar e incluso monopolizar la oposición pero incapaces luego de obtener mayorías.

Otras voces, más suspicaces, temen que la actual prudencia de la cofradía sea una táctica previa a un asalto perfectamente diseñado para tomar el poder y crear una república islámica.

Esta teoría tiene sus adeptos israelíes, estadounidenses y saudíes, y el propio Mubarak la ha exhibido hasta el último minuto para aferrarse al poder.

La percepción más común es que esta revolución árabe, no tan solo en Egipto, está en manos de una generación nueva, muy numerosa y diferenciada de las anteriores, sobre todo gracias a la irrupción masiva de la cultura globalizada de las redes sociales a través de teléfonos móviles.

Hay abundancia de mujeres descubiertas y de jóvenes con vestimenta occidentalizada. El conflicto árabe israelí no tiene relevancia alguna en la protesta.

Tampoco las mezquitas han sido un especial punto organizativo ni han irrumpido líderes religiosos.

Hay que tener en cuenta que el sunismo, a diferencia del chiísmo, es una religión sin clérigos; un punto de diferencia importante respecto al derrocamiento del sah en 1979, el otro paralelismo exhibido como espantajo por quienes querían evitar el derrocamiento.

Hay unas incipientes e interesantes pistas demoscópicas, producidas por el Washington Institute for Near East Policy esta misma semana.

Según una encuesta realizada en El Cairo y Alejandría a usuarios de móviles, entre el 5 y el 8 de febrero, solo un 15% de los preguntados aprueban a los Hermanos Musulmanes, un 12% son partidarios de aplicar la sharia, y un 7% justifican el levantamiento porque el régimen no es suficientemente islámico.

Una mayoría del 37% frente al 27% quieren que se mantenga el tratado de paz con Israel y una proporción similar se pronuncia a favor de unas buenas relaciones con Washington. Solo un 8% se han unido a la protesta porque consideran al régimen demasiado proamericano.

Venimos de dos décadas de intensa reislamización, lo que ha significado una regresión en los procesos de laicización de las sociedades y la aparición de un Islam globalizado muy impregnado de la identidad más tradicional.

La actual oleada revolucionaria, en cambio, emite señales de una desislamización incipiente. Olivier Roy, uno de los mejores conocedores de la evolución del Islam político, ha explicado en este mismo periódico (5 de febrero) que estas señales se deben a la aparición de una nueva generación postislamista y a la evolución de muchos islamistas hacia la democracia, en la estela de la experiencia turca.

Una novedad de esta revuelta es la sintonía entre la ciudadanía de todos los países árabes, en una especie de panarabismo aglutinado por la abominación de las dictaduras, no por el antiimperialismo ni el antisionismo.

De confirmarse la tendencia, esta sería la señal mayor de la superación del islamismo político por una solidaridad árabe con recorrido hacia la sociedad laica y plural.

Etiquetado en PORTADA

Comentar este post