Jim O’Neill: “El Gobierno alemán ha creado la última crisis europea”

Publicado en por noticias-alternativas.redacción

Jim O’Neill: “El Gobierno alemán ha creado la última crisis europea”

19.01.2011 LONDRES Roberto Casado EL MUNDO

Considerado el gurú de la City londinense y potencial comprador del Manchester United, el banquero dice que “es muy fácil criticar ahora a España. Hace tres años, nadie lo hacía”.

Jim O’Neill posa en su despacho en la City de LondresJim O’Neill posa en su despacho en la City de Londres 

 

Tres cosas llaman la atención en el despacho de Jim O’Neill, uno de los principales ejecutivos de Goldman Sachs en el mundo. La primera es la espectacular vista de la catedral de St. Paul’s, símbolo de la City, la zona de Londres donde se ubican cientos de firmas financieras. La segunda es la presencia en su mesa de cuatro pequeños mástiles con las banderas de Brasil, Rusia, India y China. Y la tercera es la acumulación de fotografías en las paredes, muchas de ellas relacionadas con el Manchester United.

Esas imágenes simbolizan las tres claves en la vida de O’Neill: Londres como centro financiero internacional; los países Bric como motor de la economía global; y el Manchester como la pasión del ejecutivo fuera de su trabajo.

O’Neill, de 53 años de edad, entra en calor en la entrevista hablando de fútbol. El año pasado, el directivo pidió varias semanas de excedencia en Goldman para intentar comprar el Manchester United junto a otros inversores. Su oferta fue rechazada, pero O’Neill cree que los dueños del club podrían cambiar de opinión. Si llega a presidir el Manchester, advierte que Jose Mourinho (entrenador del Real Madrid) sería su favorito para sustituir a Alex Ferguson al frente del equipo inglés.

En caso de adquirir el Manchester, la fama de O’Neill saltaría más allá del sector financiero, donde ya es uno de los ejecutivos más reputados. La revista Business Week le ha calificado como una “estrella del rock” de la banca y Financial Times le dedicó en 2010 un reportaje de cinco páginas.

Acrónimo
El prestigio de O’Neill, que durante 15 años fue el economista jefe de Goldman Sachs, está basado en una invención: la del acrónimo Bric (Brasil Rusia, India y China) para definir a los países emergentes con más posibilidades de crecimiento económico. “Han pasado nueve años desde que inventé la idea de los Bric. La mayoría de las cosas que pensé entonces sobre esos cuatro países se han cumplido”, dice O’Neill. Su falta de modestia parece justificada: muchos analistas creen que el acierto de O’Neill al proponer la diversificación de las inversiones del mundo desarrollado hacia los países emergentes ha ayudado a que Goldman Sachs no sufriera tanto en la crisis financiera iniciada en EEUU en 2007.

Lloyd Blankfein, presidente de Goldman, premió a O’Neill en septiembre de 2010 con su nombramiento como presidente de Goldman Sachs Asset Management (GSAM), que es la gestora de activos del banco estadounidense. “Fui nombrado por Lloyd para sacar lo mejor de mí mismo. Es un cargo nuevo en la compañía, al que llego con una mente abierta. Tras 15 años liderando el equipo de economistas, pensé que era una buena oportunidad para hacer algo diferente y afrontar un nuevo reto”.

De dedicarse a adivinar el futuro de la economía global, O’Neill ha pasado a liderar un equipo de 1.700 personas que gestiona activos de clientes de Goldman por valor de 700.000 millones de dólares (540.000 millones de euros).

El cambio de responsabilidades no ha afectado al estilo directo y claro de O’Neill, que con su marcado acento del norte de Inglaterra desgrana sus convicciones sobre la situación económica. Muchas veces va contra corriente del mercado. Por ejemplo, en el asunto que más preocupa a los inversores, que es el futuro de la Eurozona. Mientras muchos critican a los países del sur del continente por su exceso de deuda como causantes de la crisis, O’Neill señala con su dedo a Berlín.

“Las recientes turbulencias en los mercados han sido creadas por el Gobierno alemán, cuando dijo que los inversores deberán sufrir el peso de las posibles reestructuraciones de deuda en los países europeos”, afirma el ejecutivo. Ese temor ha creado una desconfianza ante la deuda pública que O’Neill considera exagerada. “Más que una crisis de deuda, en Europa hay una crisis sobre la confianza en la estabilidad del sistema de gobierno de la Unión Europea”, indica el ejecutivo.

O’Neill ha llegado a sugerir que los bonos de países como España ofrecen una atractiva rentabilidad. “Ahora, es muy fácil criticar a España, decir que el país vivió por encima de sus posibilidades y que se comportó como un niño gamberro. Pero, hace sólo tres años, la posición fiscal de España parecía bastante sólida”. O’Neill recuerda que Italia lleva 30 años viviendo con una gran deuda pública.

Pese a la tensión en los mercados, O’Neill afirma que “la situación en Europa es aburrida”, por su estancamiento frente a lo que pasa en otras zonas del globo. “Toda Europa debería aprovechar la crisis para hacer grandes reformas estructurales. La Eurozona requiere más integración política y fiscal”.

Se trata de una agenda con pocos visos de implementación a corto plazo, admite O’Neill, por los bandazos del Gobierno alemán en sus propuestas para la Unión Europea. Pero otras potencias económicas tampoco se libran de su látigo dialéctico: “Acusar a China de los problemas económicos en Estados Unidos [por el bajo coste de las importaciones de ese país asiático] es un pasatiempo en Washington. Pero es ridículo. La realidad es que la moneda china se ha revalorizado un 20% en los últimos años y muchas compañías americanas se están beneficiando de un aumento del consumo doméstico en China”. Hacer que Goldman también crezca en Asia es el reto de O’Neill. “Casi la mitad de mis primeros meses en GSAM los he pasado en Asia”, dice. Pero se niega a mover su oficina fuera de la City: “Londres es diferente del resto de Europa. Es un gran centro financiero con dos ventajas: la zona horaria donde se sitúa [entre América y Asia] y el idioma inglés. Realmente, Londres es la capital de los Bric”.

El salvador de Goldman
Jim O’Neill ayudó a que Goldman mirara más allá de Estados Unidos y Europa en la pasada década. Ahora, el banquero considera que su misión como nuevo presidente de la gestora de activos de Goldman Sachs va a ser clave para el futuro del banco. “La nueva regulación financiera en Estados Unidos limita la inversión con dinero del propio banco. A la vez, los bajos tipos de interés han estrechado los márgenes en el negocio de crédito a clientes. Por tanto, la actividad de gestión de activos de terceros debería ser uno de los principales motores de rentabilidad de la firma en la próxima década”.

En el trimestre hasta septiembre, la actividad de gestión de activos aportó un beneficio bruto de 240 millones de dólares (180 millones de euros), el 9% del total. La actividad con la cartera propia de inversiones arrojó un resultado de 846 millones de dólares. Para dar la vuelta a esas cuentas, la clave es crecer en Asia. “Apuesto a que, en diez años, la plantilla de GSAM e, incluso, de todo Goldman será mayor en Asia que en Estados Unidos y en Europa”. De hecho, O’Neill quiere acabar con el concepto de mercados emergentes para países como China e India. “Estos países lideran el crecimiento mundial, no están emergiendo”.

19 enero, 2011 - Posted by Directorio de Noticias | ARTÍCULOS de OPINIÓNBANCAECONOMIA | Editar

Etiquetado en PORTADA

Comentar este post