La central nuclear de Fukushima sufre un nuevo problema en otro de los reactores

Publicado en por noticias-alternativas.redacción

La central nuclear de Fukushima sufre un nuevo problema en otro de los reactores

13.03.11 - 02:06 -
    AnteriorSiguiente 
      La central nuclear de Fukushima sufre un nuevo problema en otro de los reactores
    Policías evacuando la zona de la central. / Reuters
    Japón amanece de nuevo en alerta. La central nuclear de Fukushima-1, afectada por el fuerte terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter que sacudió el viernes la región y que registró una explosión en uno de sus reactores, ha sufrido un nuevo problema en otro de los reactores, según ha informado la agencia nuclear japonesa.
    "El sistema de refrigeración de emergencia del reactor número 3 ha dejado de funcionar en la central, por lo que las instalaciones han de asegurar de manera urgente los medios para llevar agua al reactor", ha señalado un portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial de Japón. Por su parte, el ministro portavoz del Ejecutivo, Yukio Edano, ha indicado que los responsables de la central están tratando de enfriar el reactor número tres de la planta 1 de Fukushima y que va a liberar vapor radiactivo de forma controlada.
    El sábado, una explosión voló el techo y las paredes superiores del edificio en que se encuentra el reactor número 1, desatando la alarma sobre una liberación incontrolada de radiación.
    Posteriormente, la propia agencia nuclear descartó que dicha explosión hubiera dañado la estructura de protección del reactor.
    Hasta ahora solo se han confirmado nueve casos de exposición a la radiación tras las pruebas realizadas por las autoridades municipales, pero la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial japonesa ha informado de que el número de personas expuestas a la radiación podría ser de entre 70 y 160.
    Además, unas 140.000 personas han sido evacuadas de las inmediaciones de esa central nuclear tras el terremoto de 8,8 grados en la escala Richter y el posterior tsunami del viernes, que causó al menos 687 muertos y 650 desaparecidos en toda la costa este de Japón.
    Explosión de nivel cuatro sobre siete
    Dentro de la Escala Internacional de Eventos Nucleares (INES, por sus siglas en inglés), la explosión registrada ayer en la planta está considerada de nivel cuatro sobre sitete.
    En esta escala, el accidente de Three Mile Island, en Pensilvania, en 1979, está valorado de nivel cinco, mientras que el desastre nuclear de Chernobil en 1986, el más grave de la historia de esta industria, representa un siete sobre siete.
    Es la misma categoría que recibió el que hasta ahora había sido el peor accidente nuclear de la historia de Japón, ocurrido en 1999 en Tokaimura, cuando una explosión seguida de una fuga en un planta de procesamiento de uranio mató a dos operarios y expuso a más de un centenar de habitantes a altos niveles de radiación.
    El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) comunicó que la explosión de ayer ocurrió fuera del recipiente primario de contención, por lo que el núcleo del reactor no ha sido dañado.
    La empresa Tokyo Electro Power Company (Tepco) ha confirmado que "la integridad del recipiente primario de contención del reactor número uno de la planta de Fukushima permanece intacta".
    A su vez, Japón señalaba la presencia de cesio-137, altamente radiactivo, y iodine-131 en las cercanías del reactor dañado, que resultaron en "un aumento inicial de los niveles de radiactividad alrededor de la planta a primeras horas de hoy, pero se observó que estos niveles habían descendido en las últimas horas".
    Cuatro heridos por la explosión
    Nada más producirse la explosión cundió la alarma, entre la incertidumbre y el temor a que hubiera estallado el propio reactor nuclear, pero tras las primeras inspecciones el Gobierno aseguraba que la explosión se había producido fuera.
    El ministro portavoz, Yukio Edano, dijo que el origen del accidente fue una reacción química de oxígeno e hidrógeno, y minimizó la posibilidad de una fuga al insistir en que el depósito de acero que recubre el reactor no había resultado dañado.
    Además, cuatro trabajadores de la planta resultaron heridos en la explosión aunque ninguno está en situación crítica, según Tokyo Electric Power (TEPCO), responsable de la central nuclear, que este año cumplió cuatro décadas y tiene permiso para operar al menos diez años más.
    Un accidente de estas características se trataba de evitar desde que el viernes un gran terremoto de 8,8 grados Richter sacudió Japón y cortó el flujo de energía eléctrica y el motor diesel de emergencia de la central de Fukushima.
    La falta de energía paralizó el mecanismo de refrigeración de la planta, que cuenta con seis reactores de agua en ebullición, lo que hizo que los niveles de radiactividad fueran hasta mil veces superiores a lo habitual en una de las salas de control.
     Ello llevó a decretar el estado de emergencia nuclear en ésta y otra planta vecina, la número 2 de Fukushima, también perteneciente a TEPCO y que también vio alterado su suministro eléctrico por el terremoto.
    Para rebajar temperatura en ambos reactores el Gobierno nipón ordenó, por primera vez, que se abrieran de forma controlada las válvulas de los reactores, pese al temor de que el vapor liberado transportara sustancias radiactivas.

    Etiquetado en PORTADA

    Comentar este post