La era Creative Commons: ¡Copiad, malditos!

Publicado en por noticias-alternativas.redacción

La era Creative Commons: ¡Copiad, malditos!

Acabo de terminar de ver el documental ¡Copiad, malditos!del realizador Stéphane M. Grueso. Hecho íntegramente encopyleft, este documental habla de los “derechos de autor en la era digital” ofreciendo una visión distinta de la denominada “piratería” audiovisual.

Porque seamos sinceros, a día de hoy, ¿quién no se baja habitualmente música, películas o incluso libros por internet? Negarlo sería de tontos: el sistema de gestión, producción y explotación cultural está cambiando a pasos agigantados.

De las grandes compañías depende el adaptarse a este cambio inevitable que da más poder al usuario en detrimento de lo que se entiende hasta la fecha comoderechos de autor. Organismos como la SGAE nos quieren convencer de que estas nuevas formas de gestión y distribución de la cultural contribuyen a que el artista deje de recibir la parte proporcional que merece por la explotación de su obra.

Se habla de desastre y desaparición de la industria cultural y yo me pregunto, ¿es que un artista lo es exclusivamente por el dinero? El músico, el realizador, el actor y el guionista (por citar unos ejemplos) tienen que cobrar por sus obras, de eso no hay duda. Sin embargo, éste no debe ser el único motivo. Los creadores y los artistas lo son por necesidad o puro placer de serlo y no con el afán de “forrarse”.

Esto no quiere decir que estos artistas, estos creadores, tengan que hacerlo gratis, ni mucho menos. Yo misma soy creadora audiovisual pero no siempre cobro por mis trabajos, muchas veces lo hago por el puro placer y necesidad estética del proceso de creación. Una vez acabada la obra, siempre lo subo en internet con la licencia Creative Commons porque para mí, cuanta más gente vea mi trabajo mejor.

¿De qué le sirve a un autor hacer un libro que sólo van a leer una decena de personas? Si en vez de diez son cien, mucho mejor. Y lo mismo pasa con las canciones y las películas. El fin último de una creación es que llegue al público. Si se encarcela bajo la bandera de los derechos de autor entonces éstos dejan de proteger al autor para convertirse en unos derechos perjudiciales para éste.

Que los intermediarios entre el artista y el público dejen de ganar beneficios no me parece ni mucho menos un desastre. La industria musical y audiovisual debe renovarse para adaptarse a las nuevas tecnologías, nuevas formas de consumo y distribución. De otra manera están destinadas a desaparecer.

Como dice el dicho: “Si no puedes con el enemigo únete a él”. Pero parece que organismos como la SGAE no se enteran de por dónde van los tiros y en vez de adaptarse a las nuevas demandas y formas de distribución, atacan al usuario y al consumidor de cultura. Un error que desde luego les va a salir caro.

Quienes sí lo han entendido desde el principio son los pequeños sellos, productoras y distribuidoras que ven en conceptos como Creative Commons una ventana más directa de comunicación con el usuario que se produce libremente a través de internet.

Internet está ofreciendo al ciudadano un nuevo mundo de libertades hace unos años inimaginables. Y como ejemplo reciente está el movimiento ciudadano 15M y la Spanish Revolution, creada, fomentada y expandida a nivel internacional a través de las redes sociales. Y es que le pese a quien le pese… Esto es sólo el principio, internet es incontroblable e incensurable. ¡Bienvenidos a la era digital!

Etiquetado en PORTADA

Comentar este post