Las razones por las que el "capitalismo kamikaze" de EEUU está sentenciado a muerte

Publicado en por noticias-alternativas.redacción

Las razones por las que el "capitalismo kamikaze" de EEUU está sentenciado a muerte

elEconomista.es
31/05/2011 - 15:03
ny-ojopez.jpg

 

La andadura de la política económica liberal de EEUU acuñada como Reagonomics, que comenzó con la llegada a Washington de Ronald Reagan, está a punto de terminar. Y, como ocurrió al final de los dorados años 20, será de forma dolorosa debido al estallido de varias burbujas que están a punto de caramelo.

 

 

Tal y como pasó en la década de los 20, a principios del siglo pasado, EEUU experimentará pronto una dura dura caída tras años de bonanza. Según explica el polémico columnista de MarketWatch, Paul Farrell, ambos periodos son gemelos por estar caracterizados por la creación de burbujas que, al romperse, provocan una larga temporada de depresión.

 

En su opinión, la revolución de la Reaganomics ha servido para la formación de anomalías económicas que desembocarán en el fin de la época de "capitalismo kamikaze", "exhuberancia irracional" de crecimiento desbocado y especulación que se inició en los 80 con el presidente republicano. "RIP Reaganomics", sentencia.

 

Farrell apela a los estadounidenses para evitar esta muerte anunciada, aunque afirma que su conciencia ha sido infectada por el virus de la avaricia y que los valores de la Revolución Americana de 1776 han sido sustituidos por la consigna de "todo para ti, hazte rico rápido" del libremercado no regulado.

 

"Durante toda una generación hemos asistido al daño causado por una ideología egoísta: el desastre de las S&L (sociedades de ahorro y préstamo, save and loan). El crash de las puntocom. Guerras. El derrumbe de las subprime. La Gran Recesión", asegura. Pero el peligro no acaba aquí. Para el economista, hay más "preciosas burbujas" que, más pronto que tarde, llevarán a "los mercados, la economía y el sistema monetario" al colapso. Estas son las más temibles.

1.- La burbuja tecnológica:

Farrell desoye las voces del sector que aseguran que el actual rally de las tecnológicas no tiene nada que ver con el auge de las puntocom a principios del 2000.

"Los entendidos están tratando desesperadamente de descartar la salida a bolsa de Linkedin como una señal de crash. Se equivocan", apunta.

2.- La burbuja del crudo:

El columnista enumera varias señales evidentes sobre la formación de una "gran burbuja" en los combustibles como puede ser el accidente de BP en el Golfo de México, la escalada de precios, las constantes alertas sobre el peak oil, la presión sobre la producción...

Todos estos factores, sumados a la creciente demanda, aumentan la amenaza de conflictos.

3.- La burbuja de Wall Street y la Fed:

También la califica como la burbuja del 'dinero barato'. Según explica, el encargado de ponerla en marcha fue el anterior presidente de la Reserva Federal, Alan Greenspan, y ha sido avivada por Ben Bernanke.

"Están tan profundamente confabulados con los bancos de Wall Street que han perdido la perspectiva, anteponiéndoles al ciudadano" y están "matando el capitalismo y la democracia" afirma.

4.- La burbuja de las 'megadeudas':

Farrell cree que la situación en la que se encuentra EEUU es tan delicada que ni siquiera aunque el Gobierno consiguiese sacar adelante un nuevo techo de gasto presupuestario encontrarían la salida.

Además, cree que el problema del elevado endeudamiento no se limita al ámbito estatal, sino que incluye los hogares, las empresas, los Estados y ayuntamientos e incluso a la seguridad social.

5.- La burbuja del gasto militar:

En este punto carga contra los republicanos, que "aman la guerra", y les responsabiliza de ser los culpables de que hoy en día el presupuesto para Defensa engulla prácticamente la mitad del presupuesto total y sea la causa principal del déficit estadounidense.

"Desde Reagan, los conservadores han dado un cheque en blanco al Pentágono", destaca.

6.- La burbuja de las materias primas:

La población crece a un ritmo desmesurado y en la misma proporción se hace uso de los recursos naturales, aunque el reparto es desigual.

"De 7.000 millones de habitantes en todo el mundo, 2.000 millones viven en la pobreza y emplean entre el 50% y el 70% de su renta en comida", apunta Farrell, quien insta a los "líderes" a actuar antes de que sea demasiado tarde.

Etiquetado en PORTADA

Comentar este post