Un capitalismo social, un sistema social-productivo más preocupado por el bienestar de todos

Publicado en por noticias-alternativas.redacción

Generando escenarios prospectivos: Un capitalismo social, un sistema social-productivo más preocupado por el bienestar de todos


"Friedrich Wilhelm Nietzsche": Cualquiera que sea el mal que puedan hacer los malos, el mal que hacen los buenos es el más nocivo de todos los males. Seamos proactivos y no indolentes, pasivamente no dejemos hacer cualquier cosa a otros.


RESUMEN – Breves reflexiones sobre el desarrollo del capitalismo y sobre su eficiencia productiva, así como sobre las conveniencias e inconveniencias de las estatizaciones y de las privatizaciones… ¿Podrá algún día superarse el muy tradicional debate entrecapitalismo y dirigismo?


NUESTRA OPINIÓN

En uno de los panfletos publicitarios que con frecuencia se reparten en la vía pública, podía leerse el siguiente título… Puesto que es imposible humanizar al capitalismo, apoye a la revolución, apoye al socialismo, y apoye al comunismo… Frente a esta consigna por cierto muy radical y contundente, con naturalidad surge entonces la siguiente pregunta… ¿Es posible o no es posible humanizar al capitalismo?…

En lo personal pensamos que el capitalismo del siglo XX fue mucho más humano y solidario que el capitalismo salvaje aplicado en el siglo XIX, así que la respuesta a dicha pregunta nos resulta evidente… Por cierto el capitalismo ha mejorado con el curso de los años en cuanto a su sensibilidad social… El capitalismo del siglo XX tuvo sin duda una sensibilidad social y una preocupación social muy diferentes de las del capitalismo del siglo XIX… Pero por otra parte, también hay que reconocer que queda mucho por hacer respecto de los más desposeídos, ya que en este mundo desigual la pobreza y la marginación se han instalado con fuerza en los suburbios de las grandes ciudades así como en ciertas zonas rurales… Antaño indudablemente existió también mucha pobreza y muchas desigualdades, aunque tal vez hoy día ellas son más fácilmente percibidas por el conjunto de la población…

En lo personal, en lugar de juzgar al pasado que sin duda fue muy penoso en una serie de cuestiones, preferimos más bien ocuparnos del futuro…

Pensamos que la democracia es el mejor sistema para elegir un gobierno, y por ello desde el vamos tenemos nuestras reservas respecto de posiciones que se dicen socialistas o que se dicen comunistas o que se dicen progresistas, en la medida que esas posiciones sean intolerantes con la disidencia…

Frente a quienes defienden la ideología socialista o la ideología comunista, o frente a quienes defienden cualquier ideología de cualquier orientación, es siempre bueno plantearse cuales son los espacios de disidencia y los espacios de libertad de opiniones que ellos dejan…

Si dichos espacios son amplios y variados… si quienes disienten pueden hacerlo sin presiones especiales, sin sanciones, sin excesivas limitaciones… si las opiniones pueden plantearse dentro de un plano de respeto mutuo, discutiendo ideas, planteando argumentos con seriedad y con altura, y sin excesivas demagogias… bueno, entonces todo está bien, ya que si esas fuerzas ideológicas luego llegan al gobierno, casi con seguridad ellas admitirán las críticas constructivas… y si la gestión que así se promueva desde el poder no es acertada, los mecanismos democráticos siempre tendrán oportunidad de actuar, y de intentar corregir errores a través de las discusiones parlamentarias y a través de las alternancias en el poder…

Ahora, si quienes defienden una ideología usan sistemáticamente la descalificación de los oponentes y la violencia como métodos más usuales… y si intentan adoctrinar en lugar de estimular el libre pensamiento… entonces las cosas ciertamente no presentan buen color, ya que si esas fuerzas ideológicas luego llegan al gobierno, casi con seguridad no admitirán ellas las críticas constructivas, y probablemente intentarán eternizarse en el poder aún en contra de la propia opinión pública…

Estas últimas observaciones obviamente no implican complacencia con la actual situación social de América Latina y del mundo todo, ya que debe reconocerse que nuestro actual estado de cosas es complejo e inconveniente, y ya que también debe reconocerse que hay muchísimas reformas que sin duda deben ser estudiadas y rápidamente implementadas…

Por otra parte, honestamente es necesario remarcar también que los distintos pueblos del mundo no están igualmente preparados para vivir en democracia… El sistema democrático requiere una población instruida, ya que en caso contrario la gente se inclinará por votar según las consignas del momento (con escaso análisis de las realidades y de las propuestas), y ya que también la gente podrá ser entonces más fácilmente engañada en una serie de asuntos… Por lo tanto, es conveniente y necesario impulsar la educación y la cultura en todo lo posible, en la seguridad que ello redundará en bien de la democracia, y en la seguridad también que ello redundará en bien de la economía y de la propia producción (y del propio sistema productivo)…

En lo que concierne específicamente a la producción de bienes y de servicios, la alternativa político-técnica es dejar que la misma sea desarrollada por la iniciativa privada, o por el contrario concentrar todos o la mayoría de los medios de producción en manos del Estado…

La supervisión de tareas y la eficiencia organizacional del Estado por cierto que tienen sus límites, pues no todos los trabajadores son plenamente concientes respecto de la necesidad de alcanzar una alta eficiencia productiva (no todos los trabajadores tienen verdadera conciencia social)…

Sería pues absurdo pensar por ejemplo que el Estado fuera quien explotara el servicio de taxímetros de una ciudad, porque hay detalles vinculados con el cuidado en el conducir, con el mantenimiento del automotor, con la búsqueda de clientes, y con el manejo financiero, los que seguramente serán mucho mejor tratados (a) por una persona interesada que supervise directamente estos asuntos, que (b) por una institución estatal de grandes dimensiones y con un gran número de empleados, cuyos ingresos individuales no están directamente vinculados con las ganancias de ese emprendimiento…

La explotación y la extracción de los hidrocarburos, o la producción de acero, o la construcción de buques mercantes y deportivos, o cualquier otro emprendimiento que por sus características requiera de un número importante de trabajadores y de una organización centralizada, deberían estar también sujetas a la iniciativa privada y a la competencia, si no se quiere correr el riesgo de caer en la ineficiencia que con frecuencia caracteriza el accionar del Estado…

El empleado público (sea éste un técnico, un burócrata, o un obrero), por lo general tiene pocos incentivos para realizar su tarea en forma eficiente, y con frecuencia se orienta a cumplir el horario, a tratar de no cometer errores funcionales, a tratar también de que no se le tipifique omisión de funciones, y a tratar de pasarla lo mejor posible… El resto le suele importar poco, así que por lo general el empleado público no se preocupa mayormente por desarrollar su tarea al nivel de excelencia, y tampoco se preocupa en disminuir su tiempo de atención a los clientes, o en atraer nuevos clientes, o en mejorar el procedimiento del que es responsable, etcétera…

Por supuesto que hay ciertos asuntos que el Estado debe necesariamente asumir, pero en ellos la tecnificación y la tercerización pueden simplificar y reducir esas estructuras estatales, y tornarlas así más manejables, más eficientes, más visibles y transparentes a un observador externo, etcétera…

Estas breves reflexiones arriba presentadas por supuesto pueden ser profundizadas y enriquecidas, y principalmente hacia ello se orienta el objetivo de este escrito…

Hoy día, los medios de difusión (radio, televisión, prensa escrita, etcétera) dan espacios crecientes a las expresiones de opinión, tanto las correspondientes a los dirigentes de los distintos partidos políticos, como las correspondientes a otros actores sociales, y como las correspondientes a la gente en general… Ello nos parece una cosa muy buena y valiosa… Ello nos parece una práctica muy democrática, muy motivadora, y muy pero muy dinamizadora…

Impulsemos estos mecanismos orientado los debates hacia temáticas sustantivas, dentro de un marco de respeto hacia las distintas posiciones, sin caer en consignas demagógicas, sin manejar argumentaciones que no tienen base real, y sin caer tampoco en el insulto o en el agravio fácil…

A los argumentos y a las propuestas que fueran contrarios a nuestras propias ideas, opongamos argumentos y proyectos bien elaborados, racionales, y honestos… Recordemos siempre que las ideas no se matan, sino que ellas se rebaten… Es posible anular una idea con otra idea mejor, pero por favor, no intentemos emplear la fuerza y la violencia para oponernos a una idea, o a un proyecto, o a una doctrina…

MALA SUERTE


VIDEOS QUE SE RECOMIENDA CONSULTAR

3/A - ¿Qué es el capitalismo?


3/B - El capitalismo según Michael Moore: El sueño americano se parece cada vez más a una pesadilla, para muchas familias que pierden a diario sus puestos de trabajo, sus casas, y sus ahorros; y el mal debe buscarse entre quienes defienden el capitalismo salvaje y con muy pocas salvaguardias sociales, y entre quienes defienden la tenencia de armas y también la solución de conflictos a través de guerras y a través de otras vías de fuerza3/E -

Etiquetado en PORTADA

Comentar este post